Cómo acondicionar el cabello rizado

Опубликовал Admin
572
0
Cuidar el cabello rizado puede ser todo un reto si no sabes qué productos y herramientas funcionan mejor para este tipo de textura. Un buen acondicionador y unos cuantos remedios caseros pueden ser fundamentales para mantener sano el cabello rizado.

Acondicionar el cabello

  1. Elige un acondicionador o un aceite natural. En la mayoría de los casos, el cabello rizado se beneficia de los acondicionadores hidratantes para cabello seco o dañado. Para cuidar los rizos más grandes que se agrupan en forma de tirabuzones es mejor utilizar un acondicionador cremoso, denso e hidratante que aporte una gran protección. Otra opción consiste en utilizar algún aceite natural en lugar de acondicionador:
    • El aceite de jojoba es un aceite extraligero de acabado menos graso que otras opciones.
    • El aceite de coco penetra muy bien en el cabello, haciendo que recupere su fuerza.
    • El aceite de oliva y el aceite de pepitas de uva son aceites de espesor medio. El aceite de oliva tiene un fuerte aroma que no le agrada a todo el mundo.
    • El aceite de castor puede reparar el cabello fino, aunque no siempre funciona. Dado que es sumamente espeso y graso, es aconsejable mezclarlo con aceite de coco o de pepitas de uva.
    • Otra opción consiste en calentar el aceite metiendo el tarro en un bol de agua caliente. De esta forma, mejorarás su capacidad para penetrar en el cabello.
  2. Aplícate acondicionador y desenrédate el cabello con cuidado. Extiende el acondicionador o el aceite por todo el cabello húmedo. Utiliza las manos o un peine de púas anchas para desenredarte suavemente el cabello y distribuir bien el acondicionador. Empieza desenredándote las puntas y ve subiendo gradualmente hasta llegar a las raíces.
    • Nunca te frotes el cuero cabelludo con el acondicionador. El acondicionador puede obstruir los poros, dañando el cabello y aportándole un exceso de peso.
    • Si utilizas aceite, empieza aplicándote unos 30 ml (1 oz). Aumenta la cantidad si lo necesitas para cubrir todo el cabello.
  3. Deja que el producto actúe. Deja que el acondicionador o el aceite se asienten en el cabello durante cinco minutos como mínimo. De esta forma, tu cabello tendrá tiempo de absorber el aceite. Para potenciar su efecto, deja que el producto actúe durante un periodo de entre 15 y 20 minutos.
  4. Enjuágate el cabello. Enjuágate el cabello con abundante agua en la ducha. El agua fría ayudará a sellar las cutículas del cabello, reduciendo el encrespamiento y fijando los aceites.
  5. Aplícate productos sin enjuagado o mascarillas (opcional). Una vez que hayas eliminado el acondicionador corriente o el aceite, considera la posibilidad de utilizar otro producto para lograr un extra de protección.
    • Los acondicionadores sin aclarado son fáciles de aplicar y, como su nombre indica, no requieren aclarado.
    • Las cremas y los acondicionadores sin aclarado nutren el cabello, además de ayudar a fijar el peinado.
    • Para conseguir una mayor protección, aplícate una mascarilla capilar en las puntas. Utiliza la mascarilla una vez a la semana en lugar del acondicionador hidratante o con mayor frecuencia si tu cabello se daña con facilidad. Prueba a usar mascarillas formuladas para tratar el cabello rizado o para suavizar el cabello.

Reparar el cabello en profundidad

  1. Elige una mascarilla reparadora. Las mascarillas reparadoras ayudan a domesticar los cabellos más rizados y encrespados. La mascarilla reparadora, además reduce la sequedad y el daño capilar, problemas muy frecuentes en el cabello rizado.
    • Si tienes el cabello sano y más o menos brillante de forma natural, considera la posibilidad de usar uno de los tratamientos anteriormente descritos en lugar de una mascarilla reparadora.
  2. Aplícatela una vez a la semana aproximadamente. La aplicación de una mascarilla reparadora requiere algo de tiempo y después el cabello se puede quedar algo graso. Será mejor que la utilices alrededor de una vez a la semana o cuando notes que tu cabello está más seco de la cuenta.
    • Es especialmente importante utilizar la mascarilla reparadora después de nadar en una piscina tratada con cloro.
  3. Lávate el cabello. Lávate el cabello como de costumbre, aplicándote el champú de arriba hacia abajo para evitar que se te enrede. Enjuágate con agua abundante.
  4. Separa tu cabello en secciones. Si tienes el cabello largo, divide tu melena en 6 u 8 secciones para manejarla mejor. Desenrédate el cabello si es necesario, pero ten mucho cuidado, ya que al estar mojado será más propenso a quebrarse.
  5. Aplícate acondicionador. Échate una cantidad de acondicionador del tamaño de una moneda grande. Aplícate el producto sobre las puntas y la sección media del cabello mojado, extendiéndolo uniformemente por todas las secciones.
    • Puedes aplicártelo cerca de las raíces si las tienes dañadas, pero asegúrate de que no llegue al cuero cabelludo.
    • Si tienes el cabello sumamente graso, elimina la grasa de la superficie pasándote una toalla suavemente.
  6. Aplícate calor (opcional). El calor abrirá las cutículas del cabello, permitiendo que el acondicionador penetre a mayor profundidad. Moja tres o cuatro toallas de mano con agua fría, retuércelas para escurrirlas y mételas en el microondas hasta que se calienten, durante 1 o 2 minutos. Enróllatelas en la cabeza y deja que actúen durante un periodo de entre 5 y 10 minutos. Vuelve a meter las toallas en el microondas si se enfrían antes de que pase el periodo de tiempo aconsejado.
    • Como alternativa, puedes ponerte un gorro de plástico y sentarte bajo un secador de pelo tipo casco durante un periodo de entre 20 y 30 minutos.
  7. Enjuágate el cabello. Enjuágate el cabello con agua abundante para eliminar el acondicionador.
  8. Aplícate más productos o péinate. Si piensas utilizar cualquiera de estos tratamientos, ahora es el momento de aplicártelo:
    • Aplícate un acondicionador sin aclarado o una crema de peinado para mantener tu cabello protegido y brillante.
    • Desenrédate el cabello si es necesario. Utiliza un método suave y respetuoso con el cabello para no dañarlo.
    • Los rulos grandes pueden ayudarnos a conseguir ondas más uniformes. Además, con este método tu cabello quedará más suave y manejable.
  9. Deja que se seque al aire libre. Evita el uso del secador, ya que puede dañar más el cabello. Si sueles confiar en el secador para peinarte, prueba otros métodos para rizarte o alisarte el cabello. Ten en cuenta que cualquier método que implique el uso de calor puede dañar el cabello.
    • Si utilizas tenacillas, busca unas gruesas, con un diámetro de entre 2,5 y 3,75 cm (de 1 a 1,5 pulgadas). Selecciona la opción de temperatura más baja.

Consejos

  • Los sulfatos (como el lauril sulfato de amonio o el lauril sulfato de sodio) se encuentran en la mayoría de los champús y pueden resecar y dañar el cabello rizado. Considera la posibilidad de lavarte el cabello sin champú y utilizar solo acondicionador ("co-wash"), un método muy popular entre muchas mujeres afroamericanas.
  • Córtate el cabello cuando sea necesario (dependerá de la rapidez con la que te crezca, pero para empezar lo mejor será que dejes pasar un período de entre dos y cuatro meses entre corte y corte) para eliminar las puntas secas y abiertas. Pídele a tu peluquero que no utilice la cuchilla, ya que este método te dejará las puntas quebradizas.
  • Considera la posibilidad de hacerte peinados para proteger tu cabello, como las trenzas convencionales o las trenzas de cordón. No te dejes el peinado durante más de dos meses si no quieres que el cabello se te enrede excesivamente.
  • El cabello rizado presenta distintas necesidades en cada estación. Durante el verano, deberás utilizar más productos líquidos y reducir la cantidad de productos sin enjuagado para evitar el encrespamiento y aumentar la definición. En invierno, apuesta por productos más cremosos y densos, y utiliza más acondicionador para proteger tu cabello del aire frío y seco.

Advertencias

  • Si utilizas aceites esenciales, dilúyelos en otro aceite más ligero (pero no en agua) antes de aplicártelos en cualquier parte del cuerpo, ya sea en la piel o en el cabello.
  • El sol puede dañar el cabello. Busca un acondicionador que lleve protección solar, o ponte un sombrero de ala ancha o un pañuelo cuando haga mucho sol.
  • Evita peinarte y tocarte el cabello si lo tienes rizado. El cabello rizado tiene vida propia. Deja que se asiente como quiera. Este tipo de cabello es más sensible al tacto, por lo que deberás tratarlo con cuidado, como si se tratara de una flor delicada.
  • NO utilices herramientas de calor ni agua caliente si tienes el cabello rizado. Lávatelo con agua a temperatura ambiente (sí, en invierno también si puedes). El calor hace que la cutícula del cabello se quede abierta, perdiendo humedad y favoreciendo la sequedad y el encrespamiento.

Cosas que necesitarás

  • Acondicionador
  • Peine de púas anchas
Теги: