Cómo ajustar el asiento en la posición correcta para conducir

Опубликовал Admin
Muchos conductores no se sientan correctamente en sus coches y por lo tanto, pierden el control y el confort seriamente al manejar. Una buena posición para conducir puede ayudar a prevenir accidentes, mejorar la seguridad en caso de accidentes y mejorar el confort al manejar. Para ajustar la posición del asiento apropiada, utiliza los siguientes consejos.

Pasos

  1. Usa ropa adecuada. Los conductores deben usar ropa que no los limite. En invierno, los abrigos pueden interferir con la dirección correcta, así como con el ajuste adecuado del asiento y el funcionamiento de los cinturones de seguridad. Elige ropa ligera y cómoda.
    • Los zapatos son obligatorios. Los zapatos tienen que estar ajustados (a diferencia de las zapatillas) y deben encajar muy bien en los pedales (a diferencia de las botas, suelas embarradas o tacones altos). Un zapato con una suela delgada pero densa es lo ideal.
    • Se aconseja que el conductor lleve pantalones que lleguen hasta la rodilla, incluso si eso significa usar otros pantalones arriba de pantalones cortos o traje de baño.
  2. Posisiónate correctamente en el asiento. Asegúrate de sentarte recto y que tus nalgas y la espalda formen un cuadrado y estén apoyados completamente en el asiento. Esto ayuda a evitar dolores de espalda, lesiones posibles en la espalda y mantenerse alerta durante los viajes largos.
  3. Ajusta la distancia del asiento. El asiento siempre debe estar posicionado siempre con respecto a los pedales. Presiona el pedal del freno con el pie derecho y presiona a fondo el embrague (en un auto con transmisión manual) o el pedal muerto (en un sistema automático). La distancia debe ajustarse de tal manera que al presionar los pedales hasta el fondo, tus rodillas permanezcan ligeramente dobladas (alrededor de 120 grados).
    • Para asegurarte de que la inspección sea precisa, enciende el motor y presiona los frenos un par de veces antes de realizar la inspección para aumentar la presión.
    • Si la rodilla se endereza, el asiento está muy atrás. Si está doblada cerca de 90 grados, está demasiado cerca.
    • Una pierna totalmente extendida bloquea la rodilla. Esto reduce el efecto palanca y el tacto de los pedales, aumenta el esfuerzo y te pone en riesgo de sufrir lesiones graves en el pie en una colisión; la rodilla derecha se fracturaría mientras que la rodilla doblada iría hacia abajo. Además, el hueso proyectaría el choque hasta la pelvis y la parte baja de la columna vertebral.
    • Una rodilla doblada excesivamente (cuando el conductor se sienta demasiado cerca) a un ángulo de aproximadamente 100 grados, no sostiene efectivamente al cuerpo y conlleva a una mala circulación sanguínea. También puede golpearse con el tablero en una colisión.
    • Los muslos deben colocarse tan lejos como te sea cómodo. En coches pequeños, la mayoría de las personas pueden crear una base lo suficientemente amplia como para apoyar sus rodillas contra la consola central en un lado y contra la puerta en el otro.
    • Los pies deben colocarse con los talones en el suelo, y las bolas de los pies presionando contra los pedales. El pie derecho, en particular, debe ser capaz de pivotar entre el acelerador y el pedal de freno mientras que el talón se coloca aproximadamente frente a los frenos. Esto podría implicar que no cubras completamente el pedal de freno cuando lo presiones y, que al presionar el acelerador lo hagas con el pie en un ángulo, tocando el pedal cerca de su borde inferior. Esta es la forma adecuada de colocar los pies.
    • El pie izquierdo debe estar descansando sobre el pedal muerto cuando no presiones el embrague (o, en un sistema automático, en todo momento). Esto aumenta el apoyo a la pelvis y permite que el conductor prepare su cuerpo mediante la aplicación de presión contra el embrague (o pedal muerto) en las esquinas o en los eventos de frenado fuerte en lugar de aferrarse a los pedales o la dirección.
  4. Ajusta el respaldar del asiento. Esto debería ser lo más paralelo posible a la dirección. Es imposible llegar a un ajuste perfecto (y tampoco es realmente necesario), pero al ajustar el respaldar del asiento a un ángulo vertical de aproximadamente 110-95 grados, se puede llegar a un ajuste adecuado.
    • No podemos llegar a un ajuste perfecto porque al colocar el asiento en posición muy vertical se ejerce presión sobre las vértebras inferiores, se coloca la cabeza muy en alto y, por la dirección en sí misma se coloca en un ángulo. Podemos ajustar el respaldo del asiento a una posición relativamente vertical y luego usar el ajuste de la misma dirección para colocarlo tan paralelo a la espalda como sea posible.
    • Después de ajustar el asiento, incluyendo la altura y los ajustes en la misma dirección (a continuación), comprueba el ajuste de la siguiente manera: coloca la muñeca de tu mano sobre la parte superior del volante. Debemos ser capaces de colocar la muñeca plana sobre el volante, e incluso doblarla ligeramente por encima del borde, mientras mantienes los hombros (omóplatos) contra el respaldar del asiento. Esto se debe hacer con el brazo recto, pero sin poner un esfuerzo excesivo.
      • Si tu muñeca solo toca la cara del volante (en vez de colocarse de forma plana sobre él), o sólo puedes poner el talón de la palma de la mano en el volante, o si necesitas inclinar los omóplatos (hombros y paletas) hacia adelante, entonces estás muy atrás. Esto hará que nos inclinemos hacia adelante cuando conduzcamos.
      • Si podemos tocar la parte superior del volante con nuestro antebrazo o tocar la parte superior de la rueda con la muñeca con la mano doblada, estamos demasiado cerca del volante.
      • En los vehículos con llantas de dirección horizontal grande (principalmente camiones), no podemos lograr esa postura y sólo tenemos que comprobar que podemos agarrar la parte superior del volante sin bloquear el codo completamente y sin inclinar los omóplatos hacia delante.
  5. Ajusta la altura de la dirección. Cuando se puede ajustar, la altura de la dirección debe ajustarse lo más paralelo al ángulo del respaldo y a una visión clara del tablero de instrumentos a través del volante. El ajuste ideal también debe permitirnos agarrar el volante adecuadamente (a las nueve y a las tres, lee a continuación), con nuestras palmas un poco más abajo que nuestros hombros.
  6. Ajusta la distancia de la dirección. Cuando se puede ajustar, esta debe ajustarse con la altura del volante, tan paralelo al respaldo como sea posible. Mientras sujetas la rueda adecuadamente, los codos deben estar doblados alrededor de 120 grados. Debe haber un espacio libre mínimo de 30 cm (y preferiblemente 10") entre el centro del eje de dirección y la base del esternón. Tampoco debe estar más lejos de 45 cm.
  7. Ajusta la altura del asiento. Esto debería permitirnos ver hacia adelante con claridad, mientras se tiene una visión clara del tablero de instrumentos, y la altura adecuada respecto al volante y los pedales. En la mayoría de los coches, la altura adecuada para tener una visión hacia adelante debe permitirnos colocar cinco dedos (el ancho de una mano) entre nuestra cabeza y el techo.
    • En los coches con techo abierto o alto, ajústalo de tal forma de que tus ojos estén justo encima del centro de cristal, sin que el parasol del coche obstruya tu visión hacia adelante cuando está abierto.
    • Después de reajustar la altura, vuelve a comprobar los pies para asegurarte de que el ajuste de altura no los afecte.
  8. Ajusta el reposa-cabezas. Coloca el reposa-cabezas a una altura por encima de tus párpados y, (más importante) tan cerca de la cabeza como sea posible (2-3 cm). Un reposa-cabezas ubicado a más de 7 cm aumenta el riesgo de un latigazo cervical. Ten en cuenta que mientras conducimos, nuestra cabeza se inclina hacia adelante un poco más. Si no puedes ajustar el reposa-cabezas a la distancia adecuada, es necesario compensarlo mediante el aumento de la inclinación del respaldo.
  9. Realiza los ajustes adicionales que sean necesarios.
    • Soporte lumbar: debe proporcionar la misma presión a través de todo el largo de la espalda. Para los conductores con problemas lumbares sin este ajuste, se puede usar una o dos toallas enrolladas.
    • Refuerzo de lados: debe ser ajustado para el soporte máximo de la cadera sin limitar la capacidad de presionar todos los pedales completamente.
    • Base de asiento reclinable: debe mantener el muslo en pleno contacto con el asiento. Evita reclinarte demasiado ya que crearás presión detrás de las rodillas, o interferir con un frenado potente (no debes ejercer presión sobre el asiento).
    • Ajustes de pedal: debe permitir la operación de los pedales como se describió anteriormente de manera tan confortable como sea posible. Debes ser capaz de colocar el talón casi en frente de los frenos, coloca el pie en el freno con el menor desplazamiento a la derecha posible y el pivota tan fácilmente como sea posible hacia el pedal del acelerador a la derecha, manteniendo la rodilla doblada a unos 100 grados
  10. Coloca las manos correctamente. Ambas manos deben estar sobre el volante, en la posición 9 y 3. Esto aumenta el apalancamiento sobre el volante a un máximo. Las palmas de las manos deben estar colocadas contra el diámetro exterior del volante y los pulgares deben estar ligeramente enganchados en el tirante transversal del mismo.
    • Sujeta y estabiliza el volante no solo con los pulgares y/o palmas, sino que principalmente con todos los dedos y las yemas de los mismos. En general, mantén sujetado el volante de la forma más ligera posible, sin perder el control sobre la rueda. Esto resulta en un mejor control y menos fatiga.
    • Mantén ambas manos en el volante. Manejar con una mano hace que el peso de la mano trabaje sobre el volante, por lo que los músculos del hombro se deben utilizar para mantener estable el volante, lo que resulta en una torcedura de la columna vertebral, sobre todo si adquieres el hábito (malo) de sujetar el volante desde su parte superior.
  11. Usa el cinturón de seguridad correctamente. Ajusta la correa de la pierna lo más ajustada posible a lo largo de la cintura. El cinturón se debe apretar físicamente y colocar lo más bajo posible en los huesos de la pelvis, en lugar del vientre suave.
    • La correa de hombro debe ajustarse a tu altura, de modo que el montaje es más alto que el hombro, y que la propia correa se acomoda sobre el acromion (mitad del hombro), que se siente como un zócalo a mitad de camino entre el brazo y el cuello.
    • Si la correa del hombro se coloca sobre el cuello o incluso en el hueso del cuello (clavícula), es demasiado alto y ocasionará fracturas en la clavícula y cortes en el cuello.
    • Si la correa está demasiado baja sobre el mismo hombro o en el brazo/debajo de la axila, no le dará soporte al cuerpo y causará cortes severos en el brazo.
    • Todos los pasajeros deben estar con cinturón de seguridad y los niños pequeños necesitan ser acomodados en los asientos infantiles adecuados y con los refuerzos. También hay correas especiales para mascotas. También hay otros puntos importantes para los pasajeros:
      • Ajuste del apoya-cabezas
      • Ajuste de la ventana
      • Colocación adecuada de las extremidades en relación con las bolsas de aire. Evita colocar los pies encima de la bolsa de aire del pasajero, o poner las manos en el camino de las bolsas de aire laterales o de cortina, etc.
      • Distancia adecuada al tablero de instrumentos.
      • Sentarse completamente y erguido: el contacto completo de la espalda y el asiento, y un ángulo de inclinación erigido para el pasajero delantero, para evitar "resbalarse" por debajo de la correa sobre la pierna.
      • Percatación: dormirse es peligroso para los pasajeros. El acompañante debe estar despierto para vigilar y ayudar al conductor, y para evitar graves lesiones abdominales en una colisión que se intensifican cuando la persona está dormida.
    • No todos los asientos del coche son igualmente seguros. El asiento central trasero es el más seguro, seguido por el asiento detrás del pasajero delantero, que el asiento detrás del conductor, mientras que el asiento del acompañante y el del conductor son los de mayor amenaza. Esta división cambia en coches con asientos adicionales (furgonetas) o cuando el asiento central trasero carece de un cinturón de seguridad diagonal o ajustable, o de un reposa-cabezas.
  12. Verifica tu visibilidad. Con esta posición, tus ojos se posarán frente al centro del vidrio o en la mitad superior del mismo para mejorar la visibilidad. Mantén tus ojos relajados en lugar de esforzados y enfocados, y también mantenlos hacia arriba en lugar de hacia abajo. Vas a ver más y más lejos, mientras te mantienes atento a lo que pasa a tu alrededor con tu visión periférica.
    • Ajusta los espejos para darte un campo de visión amplio hacia atrás y a los lados (lee los siguientes enlaces), cuando miras con un ojo o inclinas ligeramente la cabeza (si tienes un campo de visión estrecho debido a una enfermedad o edad). En algunos vehículos, quizás necesites estar listo para inclinarte un poco hacia adelante o dar un vistazo ligero hacia un lado ("vista por encima del hombro") para asegurarte de ver todo a tu alrededor mientras conduces.
  13. Mantén los objetos en la cajuela, en el piso, o preferiblemente en el asiento delantero. No pongas nada alrededor del asiento del conductor ya que podría deslizarse debajo de los pedales.
    • En general, todo lo que no está colocado no es necesario: un espejo convexo montado sobre el retrovisor central, una cubierta acolchada del volante, cosas que cuelgan del espejo retrovisor, estas son todas las cosas que también pueden resultar peligrosas en un accidente.
    • Es mejor mantener las ventanas o completamente cerradas, ligeramente abiertas, o totalmente abiertas, en vez de mitad abiertas, en cuyo caso la cabeza del conductor o de uno de los pasajeros podría golpearse. Mantén siempre una de las ventanas delanteras ligeramente abierta para que entre el aire fresco.
    • Abrir las ventanas en las carreteras puede crear fricción que afecta el consumo de combustible e incluso la estabilidad del coche, así que lo mejor es mantener sólo una o dos ventanas ligeramente abiertas como máximo.
    • En terrenos escabrosos, las ventanas deben estar completamente cerradas o completamente abiertas para evitar el balanceo de las mismas.
    • Las ventanas, las luces y los espejos deben mantenerse limpios.
  14. Ajusta los espejos retrovisores para lograr un solapamiento mínimo y una visibilidad máxima.
    • Mientras que es posible adaptar un espejo retrovisor interior de buena calidad adherido al vacío para ver el asiento trasero, en los viajes largos con toda la familia, lo mejor es designar al pasajero delantero para que sea el encargado del interior del coche y así el conductor se pueda centrar en la carretera. No ajustes el espejo interior para ver el asiento de atrás y tampoco uses espejos convexos de gran ángulo.
    • Asimismo, evita colocar a un niño en el asiento delantero, sin importar los sistemas de retención infantil o bolsas de aire.
  15. Utiliza el aire acondicionado para desempañar el vapor de los parabrisas, y para proporcionar un ambiente cómodo. Es mejor utilizar el calor del coche en el invierno, en lugar de conducir con ropa que interfiera con la dirección y con la función del cinturón de seguridad. Mantén una ventana un poco abierta para que entre el aire fresco tanto en el verano (por oxígeno) o en el invierno (para aire fresco).
    • El aire acondicionado está ahí para ser utilizado, enciende el aire acondicionado periódicamente, incluso en el invierno y enciende la calefacción periódicamente, incluso en el verano, para garantizar el funcionamiento mecánico correcto de los dos a lo largo del tiempo.
    • La re-circulación de aire acondicionado es muy eficiente porque sopla grandes cantidades de aire. Sin embargo, necesitas un poco de aire fresco a través de la ventanilla del conductor. Del mismo modo, si el parabrisas está empañado, enciende el aire acondicionado (junto con una ventana abierta). Usar la circulación externa también es eficiente cuando quieres enfriar la cabina de un auto muy caliente antes de ingresar en él.
    • El aire acondicionado también puede hacer desaparecer malos olores. Unos minutos antes de apagar el coche, apaga el aire acondicionado y la ventilación, pero mantén el ventilador que sopla aire. Esto canalizará los desechos en los conductos de aire a través de un pequeño tubo en su interior. Del mismo modo, en un día caluroso de verano, vale la pena mantener la calefacción soplando todo el tiempo con todas las ventanas y puertas abiertas para airear el auto.
    • La calefacción es una buena opción para cuando el motor empieza a recalentarse. En carreteras, detenerse al lado del camino es tan peligroso que es mejor seguir manejando hacia un punto de parada segura, incluso si el precio es que causes daños en el coche (como el recalentamiento del motor). El uso de la calefacción para dispersar el calor del motor puede ayudarte a llegar a un punto de parada segura sin que el motor alcance niveles críticos de calor.

Consejos

  • La posición correcta de los asientos para manejar es bastante similar a la utilizada en las carreras: los conductores de carreras colocan sus asientos ligeramente más bajos, más cerca (un clic) y un poco más vertical, y con frecuencia usan asientos y arneses especiales. Sin embargo, los asientos y arneses en los automóviles modernos (de mediados y finales de los años noventa en adelante) son también muy buenos y son cómodos para viajes largos y /o exigentes, e incluso para cualquier día.
    • Las posiciones de los asientos de los pilotos de carrera (Karts, Fórmula-1) son distintas debido a la forma del coche. Sin embargo, sus miembros no están totalmente rectos, ya que impide un control suave y pone al conductor en un gran riesgo de fracturas y lesiones graves. Los pilotos de NASCAR también tienen una posición de asiento única, lo que en términos de conducción por carretera se considera demasiado cerca.
  • Es posible que te tome un poco de tiempo acostumbrarte a sentarte de esta forma, pero puede tener un impacto crucial en el control del coche, seguridad y confort. Vas a poder hacer viajes largos sin sufrir ningún dolor, calambres o fatiga. Estarás más seguro en caso de accidentes y tu control te permitirá explícitamente evitar situaciones que de otra manera podrían resultar en un accidente.
  • Trata de no agarrar el volante con los dedos pulgares adentro. En caso de colisión, si las ruedas delanteras giran, el volante también lo hará y puede fracturar tus pulgares.
  • Otra ventaja importante de una posición correcta es crear más espacio para la gente del asiento de atrás. De pronto descubrirás que tu coche tiene una buena cantidad de espacio para ofrecer.

Advertencias

  • La mayoría de las personas se sientan de alguna manera muy lejos del volante. Esto genera los siguientes problemas:
    • Aumento de los tiempos de reacción: por sentarse más atrás el campo visual se ve obstaculizado, y creas un efecto de mayor distancia de lo que ves en la carretera. Esto, junto con un falso sentido de confianza, aumenta el tiempo de percepción. Además, una vez que el peligro es percibido, el conductor debe inclinarse hacia adelante para reaccionar, lo que requiere más tiempo. Muchos de los accidentes se producen debido a una tardía respuesta del conductor, siendo la posición del asiento un factor importante en esta situación.
    • Confort: a diferencia de lo que se piensa, los asientos que se inclinan hacia atrás sólo serán más cómodos bajo la supuesta idea de que conduces por un camino completamente recto y liso. De lo contrario, tendrás que inclinar la parte superior del cuerpo hacia el volante y aplicar una fuerza innecesaria contra de los controles durante cada pequeño movimiento, y no tendrás soporte lateral mientras conduces.
    • Visión: sentarse demasiado atrás, o demasiado cerca, obliga al conductor a mirar hacia abajo en lugar de mirar hacia adelante. Esto afecta a las líneas de manejo, suavidad, tiempos de reacción, etc.
    • Algunas personas fomentan sentarse tan lejos de la bolsa de aire como sea posible y colocar las manos sobre la parte inferior del volante para evitar golpearse con la bolsa de aire. La verdad es, que a menos que estés sentado extremadamente cerca del volante, o con tus manos muy altas sobre el mismo (11-1 o más), solo entonces corres el riesgo de ser golpeado por la bolsa de aire. Y, además, si te sientas de una manera que pone en peligro tu control, estás poniendo a otras personas (pasajeros, otros conductores) en peligro. Una buena posición te ayudará a evitar el inflado de la bolsa de aire en el primer lugar y las lesiones que involucra, o de otras cosas si el accidente ocurre de todos modos.
  • Sentarse demasiado cerca dará lugar a una mala visibilidad, dificultad en la operación del volante efectivamente y un potencial de daño al golpear el volante o golpear la bolsa de aire en su etapa inicial de inflado.
  • La postura más peligrosa es sentarte inclinándote hacia atrás. Tienes falta de visibilidad, incremento dramático de los tiempos de reacción y una alta probabilidad de accidente. Cuando el accidente ocurre, la bolsa de aire, cinturones de seguridad, asientos, reposa-cabezas y seguros van a ser ineficientes, y el conductor está sujeto as sufrir lesiones en sus piernas, manos, hombros, pelvis, espalda, abdomen y cuello.
Теги: