Cómo fingir una fiebre

Опубликовал Admin
¿Quieres escapar de algo fingiendo tener fiebre? Tal vez no quieres ir a una cena aburrida o intentas faltar a la escuela. Si quieres fingir una fiebre, intenta hacer que tu rostro se sienta caliente al tacto. También puedes calentar un termómetro para que muestre que tienes temperatura alta. Si puedes agregar algunos otros síntomas, como tener baja energía y la nariz tupida, te servirá de mucho para convencer a alguien de que tienes fiebre.

Aumentar tu temperatura

  1. Prueba con una botella de agua caliente. El truco de la botella de agua caliente es un clásico para fingir una fiebre. Básicamente, presiona una botella de agua caliente contra tu frente durante unos minutos para que se sienta caliente al tacto. De esa forma, podrás decir “¡Toca mi frente! Creo que tengo fiebre”.
    • También puedes usar una almohadilla térmica a un nivel bajo, pero asegúrate de colocar algo entre tu rostro y la almohadilla, como una toalla. No querrás quemarte.
  2. Métete debajo de una manta. Otra opción es cubrirte la cabeza con una manta durante unos minutos. El calor reflejado te hará ver enrojecido y además aumentará la temperatura de tu frente. Una vez más, pídele a alguien que la toque para verificar la calentura.
  3. Respira en una almohada. Cubre tu rostro con una almohada durante algunos minutos. A medida que respires en la almohada, el aire caliente entibiará tu rostro y lo pondrá rojo, por lo que parecerá que tienes fiebre. Además, tu frente y rostro se sentirán más calientes.
  4. Prueba con un paño tibio. Pasa un paño por agua tibia durante unos minutos. Una vez que esté caliente, colócalo sobre tu rostro. Déjalo ahí por unos minutos y luego quítalo. Como algo adicional, esta técnica puede hacer que luzcas como si estuvieras sudando.

Hacer que el termómetro se caliente

  1. Sumerge el termómetro en agua caliente. Si intentas convencer a alguien de que tienes fiebre, es posible que necesites falsificar la lectura de un termómetro. Una forma de aumentar la temperatura de un termómetro es usando agua caliente. Coloca la punta debajo de un grifo y deja correr el agua tibia hasta que veas que la temperatura supera los 38 grados Celsius (aproximadamente 100 grados Fahrenheit).
    • No obstante, no dejes que el termómetro supere esta temperatura porque no querrás que te lleven al hospital.
  2. Toma algo caliente antes de que te tomen la temperatura. Si sabes que tomarán tu temperatura por la boca, puedes alterar los resultados al tomar una bebida tibia con anticipación, como un té caliente. No lo hagas tan caliente al punto de que te quemes. Solo debes sentirla tibia en tu boca. Intenta mantener la bebida en tu boca durante unos segundos antes de pasarla. Incluso puedes guardar un poco de agua tibia debajo de tu lengua mientras te toman la temperatura.
  3. Usa un secador de cabello. Enciende el secador de cabello sobre la punta del termómetro para aumentar el calor. Mantenlo vigilado para que tu temperatura no supere los 38 grados Celsius (aproximadamente 100 grados Fahrenheit). El problema con este truco es que puede hacer mucho ruido, por lo que tendrás que tener una excusa para usar el secador de cabello.
  4. Agita tu termómetro de mercurio mientras lo sostienes por la punta. Hacerlo incrementará la temperatura. Sin embargo, ten cuidado porque alcanzará una temperatura increíblemente alta si lo mueves con mucha violencia. Además, no lo agites tanto al punto de romper el vidrio.
    • Un termómetro de mercurio tiene una punta de metal en un extremo, mientras que el resto del termómetro es de vidrio con números en la parte inferior del mismo. El mercurio sube en el termómetro para indicar la temperatura.
    • Sostenlo por la punta de metal cuando lo agites. Apunta el resto del termómetro hacia el piso y agítalo de un lado a otro para que aumente la lectura de la temperatura.
  5. Calienta un termómetro digital con tu mano. Mantén el termómetro tan quieto como puedas con una mano. Luego, frota tu pulgar lo más rápido posible contra la punta hasta que alcances la fiebre deseada.
    • Por lo general, un termómetro digital es un marco de plástico con una punta de metal y una lectura digital en el otro extremo.
  6. Inventa una excusa para estar solo. Si una persona permanece en el lugar donde estás mientras te tomas la temperatura, trata de encontrar una excusa para estar solo. Por ejemplo, puedes fingir que te sientes mal y correr al baño.

Hacer que tu fiebre se vea convincente

  1. Haz que tu nariz esté tupida. Si puedes, trata de sonar más congestionado de lo usual. Puedes comer un ají para hacer que tu nariz gotee, lo cual también puede enrojecer tu rostro, así que servirá para dos propósitos.
    • También podrías toser un poco para hacer todo más convincente.
  2. Finge que no tienes mucha energía. Si quieres fingir una fiebre, no puedes estar andando por allí como si te sintieras bien. Debes arrastras los pies y actuar como si no tuvieras energía. Por ejemplo, apóyate con tu brazo cuando te sientes, como si no pudieras mantener la cabeza erguida.
  3. Luce aturdido y desenfocado. Tener fiebre o una enfermedad a menudo puede hacer que te sientas desenfocado y fuera de lugar, por lo que debes actuar así también. Intenta mirar al vacío o incluso mirar fijamente a la persona con la que hablas como si estuvieras demasiado cansado para entender lo que dice.
  4. Mantén las cosas realistas. No querrás exagerar. Si te excedes, la persona que está contigo podría descubrirte ya que estás sobreactuando, o podría creerse la actuación y querer llevarte al hospital.
    • Por ejemplo, no tosas mientras dices que quieres vomitar y gimes rodando en el piso. Eso es demasiado.

Advertencias

  • No pongas el termómetro en el microondas. Eso no funcionará. Además, destruirás el termómetro y probablemente el microondas.
Теги: