Cómo mantener frescos tus productos agrícolas

Опубликовал Admin
A menos que compres productos agrícolas cultivados localmente, las frutas y vegetales que compras en la tienda de comestibles viajan generalmente miles de kilómetros hasta llegar a tu plato. Para asegurarse de que esos productos luzcan frescos mientras reposan en los estantes de la tienda, los cultivadores generalmente recogen las cosechas antes de la maduración. Para el momento en que los compras, los productos agrícolas ya están en proceso de descomposición. Siguiendo algunos consejos para el almacenamiento de tus productos agrícolas, puedes ralentizar el proceso de envejecimiento y mantener los alimentos frescos el mayor tiempo posible.

Pasos

  1. Compra frecuentemente en lugar de acumular. Cuanto más a menudo compres tus productos agrícolas a lo largo de la semana, más posibilidades tendrás de comprar productos frescos.
  2. Examina todos los productos buscando cualquier contusión, corte o signo de descomposición. Los productos dañados se pudrirán rápidamente, porque una vez que las hojas se quiebran y la piel queda expuesta al aire, comenzará a producirse el deterioro. Si un producto de tu refrigerador está dañado, consúmelo antes que los productos sin dañar.
  3. Prepara las comidas diarias basándote en los factores de deterioro individuales de cada artículo. Los productos más fŕagiles, como la lechuga, deben comerse antes que alimentos más fuertes como las patatas.
  4. Almacena los productos agrícolas en su entorno más complaciente. Algunos productos no deben refrigerarse hasta que estén maduros, como las nectarinas. Otros necesitan un ambiente de almacenamiento con un clima controlado, lo antes posible, como las zanahorias, que deben guardarse en el cubo de vegetales apenas llegan a tu casa desde la tienda.
  5. Utiliza bolsas plásticas para mantener la humedad al almacenar determinados artículos, como el zucchini, la col y los vegetales verdes de hoja. Perfora varios orificios en las bolsas plásticas para que puedan respirar.
  6. Mantén los hongos en una bolsa de papel. Dado que los hongos se arruinarán en condiciones de humedad creadas por una bolsa plástica, mantenerlos en una bolsa de papel absorberá el exceso de humedad y reducirá las posibilidades de que se echen a perder.
  7. Saca las bayas de sus recipientes y colócalas en recipientes plásticos con tapas. Las bayas son frágiles y se deterioran fácilmente si están expuestas al aire. El almacenamiento dentro de un recipiente cerrado herméticamente minimizará el deterioro del producto debido al exceso de manipulación y apertura y cierre de la puerta del refrigerador.
  8. Utiliza los contenedores del refrigerador para almacenar los productos más frágiles. Idealmente tienes 2 contenedores de clima controlado; uno con baja humedad para frutas y vegetales duros con bajo contenido de agua, y uno con alta humedad para ensaladas verdes, hierbas y vegetales de hoja verde como la acelga.
  9. Corta los extremos de los espárragos y del apio, y guárdalos de pie en un contenedor con 2 cm de agua.
  10. Mantén las cebollas y las patatas en un ambiente fresco y oscuro, fuera del refrigerador. No los almacenes juntos en el mismo estante, ya que las cebollas provocarán que las patatas broten.
  11. Separa los aguacates, plátanos y tomates del resto de los vegetales. Estos productos emiten etileno, un gas invisible e inodoro que provoca una maduración veloz. Almacénalos en el mostrador.

Consejos

  • Pregúntale al jefe de productos agrícolas de tu tienda para saber cuándo llegan nuevos productos. Haz tus compras ese día para obtener una selección más fresca.

Cosas que necesitarás

  • Bolsas de plástico
  • Bolsas de papel
  • Recipientes plásticos con tapa
Теги:
ТОП