Cómo cultivar plantas de acuario de agua dulce

Опубликовал Admin
1 622
0
Las plantas de acuario de agua dulce embellecen tu casa y aportan diversos beneficios a los peces. Las plantas vivientes eliminan el amoniaco del agua, lo que mejora su calidad. Además, aumentan el nivel de oxígeno del tanque y brindan escondites divertidos para los peces. Cultivarlas en tu acuario es un pasatiempo fácil y divertido que te deleitará tanto a ti como a los peces.

Elegir las plantas adecuadas

  1. Elige plantas de agua dulce comunes y de fácil cultivo. Estas plantas difieren en sus necesidades de iluminación y a veces son difíciles de mantener. Por suerte, existen algunas opciones sencillas para principiantes que le darán el aspecto deseado al acuario. Busca plantas de las especies Echinodorus, Lilaeopsis, Ammania o Anubias.
    • Si deseas plantas altas, algunas buenas opciones son la espada del Amazonas y el helecho de java crespo. La primera planta crece con rapidez y facilidad y le brinda una excelente cubierta al cableado y el sistema de filtrado si son visibles desde la parte posterior del tanque. La segunda posee hojas largas y brinda una buena protección para los peces.
    • En el caso de las plantas medianas, entre las mejores opciones destacan la anubia nana y la sagitaria. La primera planta posee tallos curvados con hojas redondeadas. La segunda posee grandes hojas verdes con briznas curvadas y se desarrolla bien alrededor de decoraciones duras para acuarios como las estatuillas de piedra.
  2. Decora todo el fondo y la parte delantera del tanque con musgos. Algunos musgos de agua dulce de fácil cultivo son el musgo de Java, el musgo de agua y la wisteria acuática. Los musgos son plantas pequeñas, así que puedes colocarlos en la parte delantera del tanque sin tapar a las demás plantas. También mantienen el tanque limpio. Dado que crecen con rapidez, verás resultados rápidos.
    • Los musgos crecen mejor con luz media a intensa.
    • Con frecuencia, son comestibles para los peces. Sin embargo, aún deberás alimentarlos, ya que no todos comen musgo.
    • Otra excelente opción para el fondo y el frente del tanque es una planta llamada hierba de perla. Esta planta frondosa crece rápido como el musgo, pero se parece más a un arbusto. Se desarrolla mejor con mucha luz.
  3. Si deseas un aspecto terminado de inmediato, compra plantas totalmente desarrolladas. Las plantas adultas son más costosas, pero son la manera más fácil de lograr el aspecto deseado de inmediato. Elige plantas que hayan empezado a brotar y que presenten raíces blancas.
    • Revísalas para asegurarte de que no tengan caracoles, camarones y algas.
    • Las plantas acuáticas están disponibles en las tiendas de mascotas o las tiendas de acuarios. También puedes comprarlas en Internet.
    • Investiga sobre el vendedor antes de comprar para asegurarte de que sea reconocido por ofrecer plantas limpias y saludables.
  4. Si prefieres una opción más económica, cultiva tus plantas a partir de esquejes. Si bien tardarás más tiempo en obtener el aspecto final deseado, los esquejes son menos costosos. Para cultivarlos, debes comprar un esqueje de una planta ya establecida que puedes encontrar en la mayoría de las tiendas de acuarios y en Internet. Localiza el nudo más bajo del tallo en el esqueje y luego retira las hojas que están por debajo. Planta el tallo en el sustrato de modo que eche raíces.
    • También podrías conseguir un esqueje de una persona conocida que tenga un acuario.
  5. Crea un aspecto más atractivo utilizando plantas de varios tamaños. El tanque atraerá más la atención si colocas plantas variadas en capas. Las plantas de fondo deben ser más grandes, mientras que en el medio o a lo largo de los costados del acuario, puedes colocar plantas medianas. Decora la parte delantera con una planta tapizante como el musgo o la hierba de perla.
    • Según el tamaño, las plantas van desde las pequeñas de 2,5 a 5 cm (1 a 2 pulgadas) hasta las más grandes que llenan el tanque.
    • Añade estatuillas, piedras y madera flotante para darle un aspecto más interesante. Estos artículos también son excelentes para atar las plantas que no necesitan ser enterradas.

Instalar el acuario

  1. Compra e instala luces para promover el crecimiento de las plantas. Como ocurre con otras plantas, las de acuario necesitan luz para mantenerse vivas. La luz es necesaria para que las plantas realicen la fotosíntesis, proceso por el que obtienen energía y nutrientes. Verifica los requerimientos de iluminación específicos de tus plantas, puesto que varían de una planta a otra. Las luces fluorescentes de espectro total y las luces LED para acuarios son excelentes opciones. Las plantas también reciben algo de luz de las ventanas cercanas.
    • Algunas plantas requieren abundante luz adicional, así que investiga antes de elegir una opción.
    • Para empezar, es recomendable optar por menos de 2,5 vatios fluorescentes por cada 4 litros (1 galón) de agua, a menos que pongas en marcha un sistema de dióxido de carbono.
  2. Pon en cuarentena y trata las plantas nuevas antes de añadirlas al tanque. Las plantas nuevas podrían albergar plagas como los caracoles o los camarones que pueden representar un riesgo para la salud del acuario. Los caracoles y los camarones pueden reproducirse con rapidez y llenar el tanque, a menos que tus peces se alimenten de ellos. Asimismo, pueden añadir bacterias o enfermedades al agua. La cuarentena permite detectar las plagas antes de entrar en el tanque. También puedes tratar las plantas con una solución de lejía.
    • Para tratar las plantas con lejía, mezcla 1 parte de lejía con 19 partes de agua. Sumérgelas por 2 o 3 minutos en la solución, dependiendo de qué tan sensibles sean. Enjuágalas bien en agua potable antes de ponerlas en agua declorada.
    • Para evitar las infestaciones de caracoles, sumerge las plantas en agua salada después de comprarlas. Mezcla 1 taza (240 ml) de sal para acuario o sal kosher con 4 litros (1 galón) de agua. Sumerge las plantas en la solución por 15 a 20 segundos, manteniendo las raíces por encima del agua. Asegúrate de enjuagarlas con agua limpia antes de colocarlas en el tanque.
    • Tras una semana de cuarentena, colócalas en el acuario.
  3. Añade al tanque un sustrato apto para plantas y cúbrelo con grava. El sustrato es el material que sirve para cubrir el fondo del tanque. Cuando se trata de cultivar plantas, es necesario utilizar un sustrato rico en nutrientes, lo que al inicio puede ser un poco más costoso. Los sustratos buenos para plantar también suelen enturbiar el agua cuando son revueltos, pero puedes detenerlo aplicando una capa fina de grava por encima.
    • La grava flourite seachem contiene todos los nutrientes necesarios y se vende en diversos colores.
    • Las arcillas y la laterita son buenas opciones para obtener nutrientes y son más económicas. Sin embargo, suelen tardar más tiempo en asentarse en el tanque.
    • El sustrato Aqua Soil posee buenos nutrientes para las plantas, pero disminuye el pH del agua a 7. Aunque este es óptimo para ellas, puede dañar a algunos peces. Verifica los requerimientos de pH de tus peces antes de elegir este producto.
    • La grava por sí sola no nutre las plantas.
  4. Ancla las plantas que deben estar en el sustrato para que reciban nutrientes. Algunas de ellas deben enraizarse en el sustrato para absorber los nutrientes necesarios. Coloca las raíces por debajo del sustrato, pero no las entierres profundamente porque esto puede cubrir el rizoma de la planta, una parte gruesa de color verde que está por encima de las raíces. Si cubres el rizoma, toda la planta morirá.
    • Asegúrate de no anclar una planta por encima de otra.
  5. Ata las plantas restantes a las piedras o madera, de modo que puedan echar raíces. Algunas plantas, como el musgo, el helecho de java crespo o la anubia nana prefieren echar raíces en las piedras o la madera. Para hacerlo posible, envuelve suavemente el hilo de pescar alrededor de la planta y luego coloca el hilo de pescar alrededor de la piedra o la madera. Ata el hilo y añade al tanque la piedra junto con la planta.
    • La madera flotante y la piedra de lava son muy buenas opciones para este propósito.
  6. Añade los peces después de dejar que el tanque se estabilice por una semana. Una vez establecido el jardín de plantas acuáticas, espera una semana antes de añadir los peces. Si ya los tienes, déjalos en un acuario temporal. De lo contrario, es mejor esperar a que el tanque esté listo antes de comprar peces.
    • Los desechos de los peces servirán de alimento para las plantas.
    • Resiste las ganas de añadir los peces antes de tiempo. El acuario debe atravesar un proceso llamado “ciclado”, en el que las condiciones del agua se estabilizan para volverse seguras para los peces. Muy pocos de ellos pueden sobrevivir antes de dicho proceso.

Cuidar de las plantas

  1. Poda las plantas que sobrepasen el tanque para evitar su descomposición. Dado que la mayoría de las plantas crecen con rapidez, será necesario podarlas. Si la planta sobrepasa el tanque, la parte que está por fuera morirá. Corta el exceso de la planta con una tijera afilada.
    • Otra alternativa es optar por las plantas pequeñas.
  2. Limpia el agua de forma semanal para mantener la salud del tanque. Si bien las plantas no requieren cambios de agua tan frecuentes como los peces, los cambios de agua regulares mantendrán el acuario saludable. Primero raspa las algas de los costados del tanque. Utiliza un sifón para retirar 10 a 15 % del agua, poniendo mucha atención a la grava y la zona alrededor de los accesorios del acuario. Sustituye el agua que has retirado con agua fresca y declorada.
    • Al utilizar el sifón, no lo utilices en el lecho de las plantas o podrías matarlas por accidente. En vez de eso, mantenlo por encima del sustrato.
    • El bagre y el camarón se alimentan de algas, así que pueden ser una buena adición para el tanque, pero esto depende de los demás peces elegidos.
    • A esto también se le llama cambiar el agua. Algunas personas prefieren limpiar todo el tanque cada dos o tres meses, pero esto puede perturbar el ecosistema del tanque. Es más conveniente utilizar filtros y mantener un tanque limpio.
  3. Añade fertilizante para acelerar el crecimiento de las plantas y mantenerlas saludables. El acuario de agua dulce no necesita fertilizante, sobre todo si tienes peces, ya que sus desechos ayudan a fertilizar las plantas. Sin embargo, el fertilizante contribuye a un mejor crecimiento y puede valer la pena el esfuerzo adicional. Existen diversas formas de fertilizar las plantas acuáticas:
    • Puedes añadir fluorita al sustrato para proporcionarles hierro y nutrientes a las plantas.
    • Coloca tabletas para raíces cerca de las raíces de las plantas que necesitan anclarse por debajo del sustrato. Las tabletas fertilizarán las plantas de forma continua por 2 o 3 meses.
    • Si prefieres usar un fertilizante líquido, añádelo al tanque una o dos veces por semana. Este producto es excelente para las plantas que no echan raíces en el sustrato como, por ejemplo, las que van atadas a las piedras.
    • Una bomba de CO2 les da a las plantas más CO2, un gas que estas absorben y transforman en oxígeno. Si tienes un tanque de luz intensa, es bueno aumentar el CO2, puesto que la luz acelera la fotosíntesis y por ende, las plantas transformarán el CO2 en oxígeno con mayor rapidez.
  4. No dejes que se sequen las plantas que no están del todo sumergidas. Si las plantas se secan, morirán. Para mantenerlas saludables, almacénalas en un balde de agua. Esta opción es excelente si cultivas plantas adicionales para tu acuario o acuarios.
    • Puedes almacenarlas en el balde de forma indefinida si disponen de agua limpia y una iluminación adecuada. En caso de almacenarlas a largo plazo, debes anclar las plantas que necesitan echar raíces en el sustrato. Cuando almacenas las plantas, debes limpiar el agua una vez por semana.

Consejos

  • Empieza con pocas plantas y añade más poco a poco.
  • Si las algas te causan problemas, añade al tanque camarones fantasma, ya que estos comen algas. Dichos camarones de agua dulce se llevan de maravilla con los peces tetra y los guppies.
  • Elige plantas compatibles con tus peces, puesto que algunos las comen o las destruyen.

Advertencias

  • No tires las plantas de acuario en las vías fluviales de tu zona. Muchas de ellas no son nativas y pueden interferir con las plantas nativas. En vez de eso, seca el excedente de plantas y tíralas a la basura.
  • Si tienes cangrejos de río, ten presente que arrancarán y comerán las plantas acuáticas.

Cosas que necesitarás

  • un acuario
  • un sustrato apto para plantas (limo, arena, arcilla)
  • grava (opcional)
  • un sistema de filtración
  • plantas de agua dulce
  • una fuente de luz de espectro total
  • peces de agua dulce
  • agua declorada
  • sal para acuario o sal kosher
  • una red para peces
  • un rascador de algas
  • un sifón
Теги: