Cómo palear la nieve

Опубликовал Admin
¿Alguna vez al despertar te has encontrado con toda la entrada para el auto cubierta con nieve? Aunque parezca bastante sencillo, se requiere de una técnica muy delicada para realizar este trabajo.

Prepararte para retirar la nieve con la pala

  1. Considera cualquier riesgo para tu salud. Si no estás en forma, tienes problemas en la espalda o sufres de afecciones cardiacas, podría ser realmente peligroso para ti palear la nieve. Después de una nevada, los hospitales se inundan con víctimas de infartos cardiacos y pacientes con torceduras de espalda. Contrata a un adolescente o en su lugar pide prestada la sopladora de nieve de algún vecino.
  2. Vístete adecuadamente. Necesitas llevar ropa abrigadora, pero no tan abrigadora que te haga sudar demasiado después de varios minutos de trabajo. Ponte prendas ligeras que sean fáciles de quitar y que no te impidan moverte.
    • Asegúrate de cambiarte la ropa cuando tu cuerpo se caliente por estar paleando, ya que el sudor puede poner tu piel húmeda y pegajosa, y realmente hacerte sentir frío. Tu piel debe mantenerse cálida (no caliente) y seca.
    • Usa guantes para prevenir ampollas y mantener tus manos cálidas y secas.
    • Todos perdemos una gran cantidad de calor corporal por la cabeza. Usa un sombrero para retener ese calor corporal y mantenerte cálido.
    • Si el clima es muy frío podrías respirar a través de una bufanda pero ten cuidado de que no obstruya tu visión.
  3. Usa botas adecuadas. Necesitarás unas botas que mantengan tus pies cálidos y secos y te proporcionen una buena tracción. Unas suelas adecuadas te ayudarán a mantener el equilibrio y reducir el riesgo de lesiones.
  4. Usa una pala de nieve ergonómicamente correcta. Las palas ergonómicas tienen una curva en el mango y te ayudan a mantener tu espalda más recta mientras paleas la nieve, reduciendo el riesgo de una lesión en la espalda.
    • Una buena pala también tiene un mango largo que te permite trabajar menos encorvado.
    • Desearás elegir una pala de plástico en vez de una pala pesada de metal.
    • Hay dos tipos básicos de palas: una para excavar y otra para empujar. Es mucho más fácil empujar la nieve que levantarla, así que si la nieve no es muy pesada intenta empujarla en lugar de levantar.
    • Considera una pala con una hoja pequeña para aligerar la carga y reducir el riesgo de una lesión en la columna. La hoja es la parte que realmente recoge la nieve.
  5. Utiliza una pala con una superficie antiadherente. Esto ayudará a hacer el trabajo menos cansado haciendo que la nieve resbale fácilmente.
    • Rocía la pala con un lubricante de silicona antes de usarla para evitar que la nieve se pegue en la superficie.
    • Una superficie antiadherente se puede conseguir en forma casera. Simplemente cubre la hoja de la pala para nieve con aceite de manteca o aceite vegetal.
  6. Estírate. Calentar tus músculos hará que estos trabajen mejor y sean menos propensos a sufrir daños. Enfócate en estirar tus extremidades (brazos y piernas) y especialmente la espalda.
  7. Esparce arena o sal sobre terrenos resbaladizos. Algunas áreas podrían ser irregulares y te harán tropezar, resbalar o caer, causándote lesiones. Antes de palear la nieve, esparce arena o sal sobre cualquier lugar particularmente resbaladizo en el que tengas que pararte mientras paleas la nieve. Esto creará tracción en los pies y reducirá el riesgo de lesionarse.

Usar una técnica adecuada

  1. Empieza temprano. La nieve fresca pesa menos que la nieve que lleva más tiempo, así que debes retirar la nieve tan pronto como caiga. A medida que la nieve se asienta en el suelo, esta se hace compacta y húmeda, convirtiéndose más pesada. También podría convertirse en hielo después y sería muy difícil de retirar.
    • Espera hasta que la máquina quitanieves ya haya llegado antes terminar con el camino de entrada. Una máquina quitanieves lo que hace normalmente es “arar” el camino de entrada al menos un poco, empujando más nieve por los bordes de la entrada. Podría ser más sencillo tener que limpiar el camino de entrada solo una vez.
    • Una palada de nieve puede pesar 9 kg (20 libras) ¡o más!
  2. Ten un plan. Necesitarás pensar en cuál es el plan más eficiente para retirar la nieve. También tendrás que evitar amontonar la nieve en un lugar de donde solo tendrás que quitarla de nuevo, por lo tanto no obstruyas el acceso al resto de la nieve que aún necesitas quitar.
    • Si limpias una superficie rectangular, será mejor que trabajes desde el centro hacia afuera. Primero quita una franja de nieve alrededor del perímetro del rectángulo. Luego empieza a empujar la nieve desde el centro hacia el área que ya limpiaste. Desde ahí retira la nieve fuera del área.
  3. Limpia los autos primero. Utiliza una brocha para quitar la nieve del auto antes de limpiar alrededor del auto y así evitarás un trabajo adicional.
  4. Empuja la nieve en lugar de levantarla. Empujar la nieve es mucho más fácil que levantarla y puede reducir el riesgo de lesionarse. Si empiezas temprano y si la nieve no está demasiado profunda, será mejor que simplemente la empujes fuera del camino de entrada y de la acera.
  5. Coloca tus manos sobre la pala en la posición correcta. Coloca tus manos muy separadas sobre el mango, con una de ellas cerca de la hoja. Esto te permitirá hacer más palanca mientras levantas la nieve.
  6. Empieza a palear. Si necesitas excavar (para desatascar tu auto, por ejemplo), excava realizando un movimiento sencillo y constante. Si tienes que “empujar” (para limpiar el camino de entrada, por ejemplo) Sujeta la pala ligeramente inclinada y empieza a hacer pases hacia delante y atrás por el ancho de todo el camino de entrada. Es improbable que necesites mover la pala por encima de la altura de tu cintura.
  7. Mantén una buena postura. Recuerda mantener una buena postura y conservar la curva natural de tu columna vertebral. Mantén tu espalda recta mientras cambias de postura al agacharte y al levantarte.
  8. Levanta la pala correctamente. Párate con los pies separados a la altura de los hombros para tener equilibrio, y dobla las rodillas en vez de la cintura o la espalda. Mantén la pala cerca de tu cuerpo en vez de extender totalmente los brazos. Ajusta los músculos del estómago y luego levántate con las piernas como si estuvieras haciendo una sentadilla.
    • Utiliza los músculos de tus hombros tanto como te sea posible.
    • Recoge pequeñas cantidades de nieve a la vez para que no te sea demasiado pesado.
  9. Ubica un lugar correcto para poner la nieve. No desearás girar todo el cuerpo cuando levantes la nieve ya que esto puede lesionarte la espalda. Asegúrate de tener un lugar frente a ti para tirar cada descarga de la pala. Si tienes que tirar cada descarga a tus costados, entonces mueve los pies en vez de girar el cuerpo.
    • Elige un lugar cercano para volcar las cargas, así no tendrás que llevar la nieve muy lejos.
    • Cuando limpies un área determinada, vuelca las primeras descargas lo más lejos posible desde donde estés para que así tengas que llevar las últimas cargas de la pala por una distancia más corta.
    • ¡No tires la nieve por encima de tus hombros! Si debes levantar la nieve entonces avanza cargándola en lugar de tirarla hacia atrás.
  10. Completa por partes las áreas con nieve profunda. Nunca intentes retirar toda la nieve profunda en una sola vez. Más bien retira de 2 a 5 cm (1 o 2 pulgadas) a la vez, descansando también por partes. Esto reducirá el peso de las cargas y el riesgo de lesionarte.
  11. Toma descansos frecuentes y bebe mucha agua. Palear es un trabajo físico extremadamente duro y necesitas marcarte un ritmo para evitar efectos adversos. En el frío, no es probable que tengas sed, pero podrías deshidratarte rápidamente cuando realices mucho esfuerzo físico. Regula tu tiempo.
    • Estírate mientras descansas para mantener tus músculos relajados. Sobre todo enfócate en las extremidades (brazos y piernas) y la espalda.
  12. Si sientes un dolor de cualquier tipo, para inmediatamente y busca atención médica o ayuda. El dolor puede significar un infarto cardiaco o una lesión de espalda, que podría suceder cuando se palea la nieve.
  13. No te olvides del cartero. Asegúrate de limpiar alrededor de tu buzón cada vez que haya nevada. Si el cartero no puede acceder fácilmente a tu buzón entonces ¡no podrá enviarte tus correos!
  14. Esparce sal y arena cuando sea necesario. Ten cuidado con la sal, ya que puede dañar tu césped, el paisaje, y las cuencas de agua. Utiliza la sal solo si la temperatura es lo suficientemente caliente (sobre los -17° C o 0° F).
    • La arena proporciona tracción pero será inservible si cae más nieve encima.
    • Echar sal al suelo antes o durante una tormenta de nieve podría realmente aumentar la cantidad de nieve en la acera y el camino de entrada porque la nieve seca se pega a un área pavimentada con sal pero no se pega a un área libre de sal.
  15. Toma una taza de chocolate caliente. Aunque es opcional, se considera tradicional en la mayoría de lugares nevados, y ayuda a reponer líquidos. Si no te gusta el chocolate caliente, toma un poco de té, caldo o incluso solo agua.
  16. Estírate de nuevo. Estírate cuando acabes de trabajar para evitar que tus músculos se contraigan y te causen dolor.

Consejos

  • Ayuda a tus vecinos ancianos o discapacitados a limpiar las aceras y las entradas.
  • Asegúrate de quitar toda la nieve de cualquier vía pública; en muchos municipios esto es un mandato legal.
  • Muchas manos aligeran el trabajo; consigue la ayuda de tanta gente como te sea posible para hacer este trabajo físico.
  • Una escoba podría funcionarte si solo debes retirar poca nieve.
  • Conserva tu pala. El borde de una pala se dobla al arrastrarla constantemente por el suelo. Si usas una pala de plástico entonces toma un cuchillo y raspa la corteza áspera del extremo de la pala. Si utilizas una pala de metal y se tuerce, entonces podrías aplanar los bordes otra vez con un martillo.
  • Evita tener que quitar la nieve para siempre con este truco. Compra varias lonas de 6 x 10 metros; no utilices una más grande. Deben ser varias lonas pequeñas para que esto funcione. Amarra una cuerda resistente de un metro a metro y medio (2 a 3 pies) de largo en los agujeros de los ojales. Deja que cuelguen sueltas. Coloca las lonas en la acera o en el camino de entrada de donde normalmente retiras la nieve; haz esto antes que llegue la tormenta. Sobrecárgalas hacia abajo alrededor de los bordes para evitar que se suelten con el aire, para eso utiliza un rastrillo, un cubo de basura, un contenedor de reciclaje, paquetes pequeños de papel periódico o una pala vieja para nieve. Después de la tormenta, retira los pesos, agarra los extremos de las cuerdas y empuja o enrolla las lonas, llevando la nieve con la lona hacia el borde de la acera o del camino de entrada. No camines sobre las lonas; estarán muy resbaladizas.

Advertencias

  • ¡No lo postergues! La nieve que se queda en los caminos y las entradas suele volverse compacta con el paso del tiempo, creando una capa muy difícil de quitar. La nieve también podría derretirse durante el día y congelarse en la noche, creando una capa resbaladiza de hielo.
  • Evita realizar sobresfuerzos que te puedan causar agotamiento o infarto.
  • No comas, fumes o consumas bebidas con cafeína antes de palear la nieve.
  • No fuerces tu espalda cuando levantes la nieve. Es muy pesado para ti tener que levantar la pala con nieve hacia fuera del terreno, contrata una persona para que te ayude o utiliza una sopladora de nieve en su lugar.

Cosas que necesitarás

  • Pala para nieve
  • Ropa de abrigo
Теги:
ТОП