Cómo alistarse rápido para ir a la escuela

Опубликовал Admin
¡Es difícil levantarte temprano todos los días para ir a la escuela! Si presionas el botón de repetición del despertador demasiadas veces, tal vez te des cuenta de que tienes que apurarte para llegar a tiempo a clases. En el proceso, podrías olvidarte de llevar algunos libros, tu almuerzo, y terminar con una apariencia como si recién hubieras salido de la cama, literalmente. Preparar algunas cosas la noche anterior y racionalizar tu rutina matutina puede ayudarte a evitar que te desesperes en la mañana. Puedes alistarte rápido y aun así llegar a la escuela descansado, listo y sintiéndote lo mejor posible.

Preparar tus cosas la noche anterior

  1. Prepara y empaca tu almuerzo la noche anterior. Empieza a preparar tu almuerzo escolar justo después de terminar de cenar, puesto que ya estarás en la cocina. Una vez que lo hayas empacado, pon tu lonchera en la refrigeradora de la noche a la mañana. La siguiente mañana, tómala y ponla en tu mochila justo antes de salir.
    • Si normalmente te olvidas de tu almuerzo, a lo mejor quieras poner una nota adhesiva recordatoria en el espejo de tu dormitorio o baño.
    • Si por lo general compras tu almuerzo, asegúrate de tener suficiente dinero para esa comida y luego guárdalo en tu mochila.
  2. Prepara tu mochila antes de ir a dormir. Cuando termines tu tarea, pon todo en tu mochila a fin de que esté lista para el siguiente día. Asegúrate de poner en la mochila todo lo necesario, como hojas de permiso, proyectos especiales, bolígrafos y lápices.
    • Pon tu mochila cerca de la puerta de tu dormitorio antes de ir a dormir. De esta manera, podrás recogerla cuando pases por ahí.
  3. Prepara tu desayuno para que puedas tomarlo y comerlo en el camino. Podría ser tentador ahorrar tiempo no desayunando, pero en realidad esto puede hacer que te sea más difícil mantener tu rutina. Además, no te sentirás bien a menos que primero te alimentes bien. Escoge opciones fáciles y portátiles como granola, yogur, barras de desayuno, mezcla de frutos secos, caja de jugo y plátanos.
  4. Elige y prepara todo tu conjunto antes de ir a dormir. Buscar un conjunto en la mañana puede hacer que te demores mucho más. Más bien, escoge el tuyo en la noche. No te olvides de preparar tus medias, zapatos, ropa interior, joyas y maquillaje (si lo usas). Asegúrate de lavar y planchar tu ropa antes de prepararla.
  5. Dúchate la noche anterior en lugar de hacerlo en la mañana. Si te duchas en la noche, puedes ahorrar bastante tiempo en la mañana. Sin embargo, no a todas las personas les gusta ducharse en la noche y es posible que necesites una ducha matutina que te llene de energía para empezar el día. No obstante, intenta hacerlo algunas veces. Si puedes acostumbrarte, ¡podrás dormir de 15 a 30 minutos más!

Crear una rutina para ir a dormir

  1. Escoge una hora para ir a dormir y cíñete a ella todas las noches. También sé constante con respecto a la hora en que te levantes en la mañana. A tu cuerpo le gusta la rutina, y la calidad de tu sueño mejorará si vas a dormir y a levantarte a la misma hora todos los días. Debes tener como finalidad dormir de 8 a 10 horas todas las noches mientras tengas clases.
    • Configura un recordatorio en tu teléfono inteligente que te alerte cuando falten 20 minutos antes de ir a dormir. Eso te dará suficiente tiempo para lavarte, cepillarte los dientes y ponerte tu piyama antes de que sea hora de acostarte.
  2. Configura tu despertador antes de ir a dormir. Date 45 minutos como mínimo para alistarte en la mañana antes de tener que dirigirte a la puerta. Si crees que puedes alistarte más rápido, ¡dale! Realmente depende de lo que tengas que hacer en la mañana para alistarte.
  3. Pon tu despertador al otro lado del dormitorio si con frecuencia presionas el botón de repetición del despertador. De esta manera, tendrás que levantarte y caminar por el dormitorio cada vez que se apague. También puedes configurar un despertador en tu teléfono inteligente para que suene unos 10 minutos después del primero. De esta manera, si presionas el botón de repetición del despertador, tendrás un respaldo.
  4. Deja de poner el celular cerca de tu cama. Cuando tu celular está cerca, es difícil no tocarlo y revisar Facebook, Instagram, Netflix o cualquier cosa que te interese. Además, la luz que emite tu celular puede interferir con tu horario para dormir y hacer que te sea más difícil despertarte. Pon tu celular lejos de tu alcance.
    • Está bien que revises tu celular antes de ir a dormir, pero no te metas a la cama ni duermas con él.
    • Si normalmente no puedes levantarte en la mañana, apaga tu celular, computadora y videojuegos una hora antes de ir a dormir. Tendrás más sueño más rápido.

Seguir tu rutina matutina

  1. Lávate la cara. Echarte un poco de agua fría en el rostro a primera hora de la mañana puede parecer horrible, pero es muy refrescante una vez que te acostumbras a ello. Límpiate el rostro con cuidado y con una toallita tibia y un poco de limpiador facial.
  2. Cepíllate los dientes y usa artículos de tocador en el mismo orden todos los días. Sigue tu rutina en el mismo orden todos los días: mientras más practiques, más fácil y más rápido la seguirás. Lávate los dientes, ponte desodorante, y revisa tu cabello y rostro en el mismo orden.
  3. Ponte la ropa lo más pronto posible. Muchas personas dan vueltas por la casa con su piyama en la mañana, pero si debes ir a algún lugar, esto te hará tiempo. Adquiere el hábito de ponerte la ropa en cuanto salgas de la cama o de la ducha.
  4. Elige peinados simples. Cepíllate el cabello y arréglatelo simple para que no le dediques demasiado tiempo. Las colas de caballo, los moños desordenados y el cabello suelto son looks excelentes y simples.
  5. Racionaliza el tiempo que te maquillas. Hay varias formas de disminuir el tiempo que te maquillas. Puedes maquillarte menos, usar looks básicos o guardar cosas fáciles, como brillos labiales o corrector cosmético, para ponértelos mientras vayas a la escuela. Si te encanta arreglarte para la escuela, saca tu maquillaje la noche anterior en el mismo orden en que vas a usarlo.
  6. Aprovecha el tiempo de espera. Si debes esperar a un hermano para que salga del baño o para que un alisador se caliente, usa ese tiempo para alistarte en otras áreas. Por ejemplo, si no puedes ducharte hasta que tu hermana salga del baño, desayuna o vuelve a revisar tu mochila mientras esperas.
  7. Toma un poco de café o té (opcional). Llenarte de cafeína compensará la falta de sueño, pero una porción regular de café o té te ayudará a sentirte más alerta cuando empieces tu día. No tomes más de una taza ni le añadas demasiada azúcar, puesto que te quedarás dormido antes de la hora del almuerzo.
  8. Toma un desayuno rápido pero generoso. Nunca dejes de desayunar, aunque se te haga tarde. Te sentirás horrible y hambriento hasta la hora del almuerzo. Si te preocupa quedarte sin tiempo, mete un plátano o una barra de granola en tu mochila en cuanto te levantes.
  9. Revisa tu mochila antes de salir. Preparar tu mochila la noche anterior cuando estás más relajado te ayudará a salir más rápido, pero es buena idea volver a revisarla por última vez antes de salir. Si tienes todo, ve a la escuela.

Consejos

  • Evita usar aparatos electrónicos cuando intentes alistarte, puesto que te distraerán y consumirán tu tiempo.
  • A lo mejor quieras elaborar una lista de verificación para asegurarte de tener todo lo necesario para la escuela.
  • Escucha un poco de música bailable cuando te levantes.
  • Si tienes gafas, límpialas la noche anterior a fin de que estén listas para el siguiente día.
Теги: