Cómo hacer que tus zapatos paren de chirriar

Опубликовал Admin
1 124
0
Nada es más vergonzoso y molesto que los zapatos chirriantes. El ruido que estos hacen puede deberse a las suelas de los zapatos, las plantillas que van al interior de ellos o la parte exterior. Por fortuna, es posible solucionar el problema en casa, sin importar donde se origine el chirrido.

Arreglar las plantillas chirriantes

  1. Espolvorea talco para bebé debajo de las plantillas de los zapatos. Si las plantillas se desplazan mucho al caminar, esto podría ser el motivo de los ruidos de tus zapatos. Sácalas, echa un poco de talco para bebé al interior de los zapatos y luego vuelve a meter las plantillas en su sitio. El talco para bebé reduce la fricción entre las plantillas y los zapatos para disminuir el chirrido.
    • En caso de no disponer de talco para bebé, puedes sustituirlo con talco común o maicena.
    • Si las plantillas no son extraíbles, espolvorea el talco para bebé por todas las costuras de las plantillas en vez de hacerlo por debajo de estas.
  2. Coloca toallas de papel debajo de las plantillas. Dobla 2 toallas de papel de tal manera que queden lo bastante pequeñas como para entrar en los zapatos y luego deslízalas debajo de las plantillas. Esto ayudará a impedir que las plantillas se desplacen de un lado a otro y a que chirríen menos cuando caminas.
    • Si no dispones de toallas de papel, sustitúyelas con servilletas o toallitas para secadora.
    • Debes cambiar las toallas de papel después de ponerte los zapatos unas cuantas veces o empezarán a oler.
  3. Aplica aceite de coco por debajo de las plantillas si los zapatos aún hacen ruido. Retira las plantillas y frota el aceite de coco en el fondo de los zapatos. Luego, vuelve a poner las plantillas en su sitio. Este aceite lubrica las plantillas, de modo que haya menos riesgo de que chirríen al moverse de un lado a otro.
    • Solo necesitas aplicar una capa fina de aceite de coco en los zapatos.
    • Podría ser necesario aplicar de nuevo el aceite si los zapatos vuelven a chirriar más adelante.

Evitar el chirrido de las suelas

  1. Frota las suelas de los zapatos con una toallita para secadora. Si tus zapatos hacen ruido al caminar en superficies lisas como los pisos de azulejos o madera dura, la causa podría ser que las suelas son muy resbaladizas. Pasa una toallita para secadora por las suelas unas cuantas veces, para hacerlas menos resbaladizas y así evitar que chirríen tanto.
    • Podría ser necesario frotar las suelas de los zapatos con una toallita para secadora cada vez que los utilices unas cuantas veces, de modo que no hagan ruido de nuevo.
  2. Frota las suelas de los zapatos con papel de lija para hacerlas más ásperas. Pasa suavemente un trozo de papel de lija fino por las suelas hasta sentirlas un poco ásperas al tacto. El papel de lija puede hacer que las suelas sean menos lisas y pulidas, de modo que dejen de chirriar tanto mientras caminas.
    • El papel de lija fino está disponible en Internet o en una ferretería de tu localidad.
    • Debes utilizar papel de lija fino de grano 120 a 220, de modo que no rasques mucho los zapatos.
  3. Vuelve a unir las suelas de los zapatos con superpegamento si están sueltas. Si hay un espacio entre la suela y la parte superior de uno de los zapatos, llena ese espacio con superpegamento y luego sujétalo con pinzas hasta que se seque el pegamento. Las suelas sueltas también provocan chirridos cuando caminas, así que volver a unirlas puede ser la solución al problema.
    • En caso de no tener pinzas, coloca un objeto pesado sobre el zapato o envuélvelo con bandas elásticas para mantener la suela y la parte superior del zapato en su sitio.
    • Deja secar el superpegamento por 24 horas antes de ponerte el zapato.

Arreglar el chirrido del exterior de los zapatos

  1. Aplica un aceite acondicionador en los zapatos si la parte exterior está chirriando. En ocasiones, los zapatos hacen ruido debido a que el material exterior se roza. Si notas que el exterior de los zapatos chirría cada vez que das un paso, frota esa zona con aceite acondicionador para dejarla lubricada y volverla menos propensa a chirriar.
    • Asegúrate de usar un aceite acondicionador diseñado para tu tipo de zapato. Por ejemplo, si los zapatos son de cuero, debes utilizar un producto para cuero.
    • Ten presente que el aceite acondicionador desaparecerá con el paso del tiempo. Si los zapatos vuelven a chirriar, aplica el aceite una vez más.
    • El aceite acondicionador está disponible en Internet o en una zapatería de tu localidad.
  2. Si el chirrido proviene de los cordones, coloca jabón para cuero en las lengüetas. El jabón para cuero es una crema acondicionadora que sirve para lubricar zapatos. Si las lengüetas de los zapatos rozan contra los cordones y producen sonidos chirriantes, frota el jabón para cuero en el lado frontal de las lengüetas para detener el chirrido.
    • Puedes comprar el jabón para cuero en Internet. Si no quieres hacerlo, aplica un aceite acondicionador en las lengüetas.
    • Podría ser necesario volver a aplicar el producto una vez que desaparezca la primera aplicación.
  3. Seca los zapatos si la humedad es la causa del chirrido. La humedad atrapada en el interior de los zapatos puede hacerlos chirriar. Existe un par de formas de secarlos para que dejen de chirriar, por ejemplo:
    • Cuélgalos en una zona seca y cálida. Algunos buenos lugares para esto son el cuarto de lavado o un lugar cercano a una chimenea.
    • Rellénalos con papel periódico. El periódico absorbe la humedad de los zapatos. Rellénalos de forma apretada con bolas de periódico arrugado y déjalos en una zona seca y cálida durante toda la noche.

Cosas que necesitarás

Arreglar las plantillas chirriantes

  • talco para bebé
  • toallas de papel
  • aceite de coco

Evitar el chirrido de las suelas

  • toallitas para secadora
  • papel de lija
  • superpegamento
  • pinzas

Arreglar el chirrido del exterior de los zapatos

  • aceite acondicionador
  • jabón para cuero
  • periódico
Теги: