Cómo ser un buen vecino

Опубликовал Admin
523
0
Si te llevas bien con tus vecinos, esto hará que tu comunidad sea un lugar más feliz y seguro. La comunicación clara y constante será la clave para convertirse en un buen vecino. Preséntate y mantente en contacto con ellos a largo plazo. Procura ser cortés haciendo poco ruido y manteniendo tu patio en buen estado. Si quieres hacer un mayor esfuerzo, incluso podrías participar en una asociación o vigilancia vecinal.

Ser respetuoso y considerado

  1. Cuida y limpia todo espacio compartido. Si vives en un dúplex, una casa adosada o un departamento, podrías compartir con tus vecinos la responsabilidad de cuidar un pasillo, una entrada o un patio. Haz tu parte para mantener estos espacios tan limpios como puedas al retirar o guardar tus objetos personales con cuidado (como las bicicletas o las parrillas). También deberás recoger toda basura que veas.
    • Por ejemplo, para cuidar un espacio con césped, deberás conversar con tu vecino sobre la opción de rotar la tarea de podado cada semana.
  2. Cuida tu propio patio y jardín. Podrás evitar el mal aspecto del césped demasiado grande si sigues un horario constante para el cuidado del jardín que incluya podadas frecuentes en todo el año. Deberás recoger y desechar las hojas durante el otoño. Recorta todo árbol o arbusto, y limpia los lechos de flores.
    • Si no puedes encargarte de estos cuidados por tu cuenta, podrás contratar un servicio de podado profesional.
  3. Saca la basura a la hora y en el día adecuados. Podrás mantener al vecindario feliz y tu casa limpia si sacas la basura siguiendo el horario local. También deberás usar los recipientes adecuados para la basura y cumplir toda restricción relacionada con los químicos o artículos grandes. Si luego del día de recolección notas que no se ha recogido un objeto determinado, tendrás que comunicarte con el personal del servicio de tu área y preguntar el motivo.
    • La mayoría de estas compañías tienen políticas muy específicas en lo que respecta al tipo de basura que recolectan y la manera en la que deba dejarse. Por ejemplo, quizás no baste con solo colocar las ramas grandes en la acera de tu casa. Podrías tener que cortarlas y amarrarlas en paquetes.
    • Si sigues las normas locales para la basura, esto también será de utilidad para reducir la presencia de plagas y alimañas, como los ratones.
  4. Mantén a tus mascotas tranquilas y bajo control. Sigue al pie de la letra todas las leyes locales en torno a las mascotas. Haz que tus mascotas reciban todas sus vacunas, consigue sus licencias y colócales su correa cuando estén en el patio delantero o el vecindario. Si tienes perros, inscríbelos en cursos de entrenamiento para hacer que dejen de ladrar al aire libre y hacer ruido. Si continúan ladrando, tendrás que llevarlos al interior de tu casa.
    • Indícales a tus vecinos que podrán conversar contigo si tus mascotas llegan a molestarlos. Por ejemplo, podrías decirles “Si alguna vez escucha a mi perro ladrar demasiado por las noches, por favor dígamelo”.
    • Si van a pasear por el vecindario, también deberás emplear reglas de cortesía básicas, como recoger las heces de tu mascota.
  5. Cumple los reglamentos del área en torno al ruido. Visita la página web de tu ciudad y revisa las reglas en torno al ruido. Notarás que algunos ruidos (como los fuertes generados por las reparaciones del hogar) estarán prohibidos a horas determinadas del día. Tenlo en cuenta cuando lleves a cabo tu rutina cotidiana y evita perturbar a los demás; en especial, en las primeras horas de la mañana o por la noche.
    • Si vives en un complejo de departamentos, por lo general la compañía de arrendamiento te brindará una lista con las reglas comunitarias, las cuales suelen incluir normas sobre el ruido.
    • Reduce tus niveles de ruido si crees que estás siendo ruidoso.
    • También deberás emplear lo que sepas de tus vecinos para determinar qué es apropiado. Por ejemplo, si sabes que la persona de al lado trabaja por la noche, deberás tenerlo en cuenta y modificar tus niveles de ruido según corresponda.

Conocer a tus vecinos

  1. Preséntate. Si acabas de mudarte, deberás acercarte a tus vecinos para saludarlos. Si has vivido en un área determinada por un buen tiempo, deberás tomar la iniciativa y acercarte a las personas nuevas que lleguen al vecindario. Como parte de la bienvenida, podrás ofrecerles un obsequio pequeño por la mudanza.
    • Un método más informal es saludarlos cuando ellos o tú estén paseando a sus perros o arreglando el césped.
    • Al verlos por primera vez, podrías decirles algo como “¡Hola! Soy Fred Thompson. Vivo a dos casas de la tuya y solo quería venir a darte la bienvenida al vecindario”.
    • También puedes darle algún consejo amistoso sobre la localidad, como las horas de recolección de basura o de entregas de correspondencia.
    • Como obsequio de bienvenida, podrás darles desde una tarjeta amigable hasta una canasta llena de alimentos o vegetales locales.
  2. Hazles un favor a tus vecinos siempre que sea posible. Si notas que tu vecino tiene problemas con un paquete, podrás ofrecerle tu ayuda. Si no tiene una podadora, ofrécele la tuya por un momento. Si le brindas tu ayuda, no dudes en pedir lo mismo cuando lo necesites.
    • Por ejemplo, si tu vecino saldrá de la ciudad, podría pedirte que vigiles su casa. Asimismo, cuando salgas de viaje, podrás pedirle el mismo favor.
  3. Organiza y asiste a eventos y asociaciones del vecindario. Invita a algunos vecinos a tu casa para una cena o parrilla agradable. Averigua si eres elegible para participar en una organización o un grupo de vigilia de tu localidad. De lo contrario, conversa con tus vecinos para crear el tuyo. Estas serán maneras fantásticas de conocerlos sin importar si llevas unos días o unos años en el área.
    • Por ejemplo, una asociación comunitaria podría trabajar en conjunto para organizar un festival callejero en la localidad o incluso cenas pequeñas.

Comunicarte de forma abierta con tus vecinos

  1. Guarda la calma cuando converses con tu vecino. Si este acude a ti con una inquietud o un problema, será vital que le respondas de forma calmada y racional. Si empiezas a frustrarte, deberás respirar profundo un par de veces antes de responder. También puedes pedirle que pospongan la conversación y así tener un poco de tiempo para pensar.
    • Por ejemplo, si quieres tomarte unos días para reflexionar, podrías decir algo como “Entiendo lo que sientes, pero tengo que pensar en qué puedo contribuir para solucionarlo. ¿Podemos volver a hablar de ello el fin de semana?”.
  2. Afronta todo problema en persona. Si tienes algún problema que involucra a tu vecino, será importante que actúes con rapidez. Acude a él directamente e indícale lo que ocurre. Pídele ayuda para encontrar una solución que funcione para ambos. Si le das la oportunidad de idear algo, esto será mejor que acudir a las autoridades locales de inmediato.
    • Esto no siempre será lo correcto si crees que la seguridad de tu familia, el vecindario o la tuya corren peligro. En estas situaciones, podrías tener que acudir a las autoridades locales para que te ayuden.
    • No les cuentes chismes a los demás vecinos o las personas de la comunidad sobre algún problema que tengas con él. Esto solo generará más problemas.
  3. Avisa a los vecinos antes de organizar fiestas. Si planeas invitar a un grupo grande de personas a tu casa, siempre será bueno que les avises a tus vecinos con anticipación. Esto les indicará si deberán estacionarse en otro lugar o mover sus autos para la noche. Asimismo, sabrán que personas desconocidas estarán en el vecindario y que podrían hacer ruido.
    • Deberás hacer lo mismo en cualquier otra situación ruidosa y concurrida, como una construcción en curso.

Consejos

  • Luego de un acontecimiento especial (como el nacimiento de un bebé), nunca estará de más que les brindes a tus vecinos un obsequio pequeño y considerado.
  • No te metas en los asuntos personales de los demás. No cuentes chismes.

Advertencias

  • Sin importar lo mucho que trates de entablar amistad con algunos vecinos, es probable que esto no siempre ocurra. En estas situaciones, procura no tomártelo como algo personal; en lugar de ello, concéntrate en vivir junto a ellos de manera pacífica.
Теги: