Cómo aguantar la respiración cuando estás nadando

Опубликовал Admin
Para sostener tu respiración bajo el agua debes acostumbrarte, especialmente si el oxígeno se te está acabando rápido por nadar vigorosamente. Para sostener tu respiración mientras estas nadando, sigue estas instrucciones.

Pasos

  1. Practica en agua fría. Exponerte a agua fría disminuye tu ritmo cardíaco, reduciendo el consumo de oxígeno.
  2. Respira lenta y profundamente antes de sostener tu aliento. Esto librará a tus pulmones de aire de poca calidad antes de intentar sostener tu respiración.
  3. Sostén aire en tu nariz. Si tienes la tendencia de soltar aire a través de tu nariz para que no se le meta agua mientras estás bajo ésta, en su lugar aprende a sostener aire en tu nariz, así el oxígeno será utilizado de una forma más eficiente. Comienza por llenar tus pulmones con aire, presionando tu lengua en tu paladar para cerrar la parte de atrás de tu garganta, sosteniendo la respiración y metiéndote al agua; como el aire en tu nariz no tiene a donde irse, bloqueará las fosas nasales previniendo que el agua entre a tu nariz. Una vez que estés cómodo con esto, practica inclinar tu cabeza debajo del agua. Mientras más horizontal esté tu cabeza, más probabilidades habrá de que el aire en tu nariz se salga. Sin embargo, tienes que aprender de tus límites. Cuando estés cómodo con tu cabeza en los ángulos correctos, practica nadar en esa dirección. Sólo cuando tus pulmones comiencen a cansarse o necesites inclinar un poco más tu cabeza (como cuando nadas hacia abajo o das una vuelta)debes soltar aire a través de tu nariz.
  4. Suelta aire lentamente. Dejar salir aire en una explosión hace que sueltes más del necesario. Cuando sea que necesites quitar presión de tus pulmones, suéltalo lentamente; así sentirás alivio sin desperdiciar tu reserva de oxígeno.
  5. Aguanta tu respiración tanto como te sea posible mientras estás quieto. Mientras más te mueves, más oxígeno consumes. Así que relájate mientras aguantas la respiración por largos períodos y permaneces quieto antes de intentarlo bajo el agua. Exhala lentamente cuando lo necesites.
  6. Aguanta tu respiración mientras nadas, gradualmente incrementando tu velocidad. Comienza desde la orilla de la piscina permitiendo que el impulso te lleve a medida que aguantas la respiración. La siguiente vez que lo hagas, combina el impulso con tus propios esfuerzos para ir aguantando más. Finalmente, aprende a impulsarte por ti mismo mientras aguantas la respiración, es lo que te toma más energía.
  7. Baja de peso. Si realmente quieres mejorar al nadar, debes perder algunos kilos para ser más eficiente al aguantar la respiración. Mientras más grasa tengas en tu cuerpo, más oxígeno necesitarás.
  8. Haz cardio. Un corazón fuerte con un ritmo cardíaco lento usará menos oxígeno. Para obtener resultados más rápidos, haz entrenamiento por intervalos, lo cual es simplemente cambiar la intensidad de tu actividad de lenta a rápida (por ejemplo, caminar o trotar por 10 minutos seguidos y luego a cambiar a correr a máxima velocidad por 2 minutos completos). Esto no sólo es una forma efectiva para mejorar tu salud cardíaca y resistencia, sino que hace efecto mucho más rápido que cualquier otra forma de cardio.
  9. Incrementa la capacidad de tus pulmones. Los pulmones más grandes pueden sostener más aire y por lo tanto más oxígeno, logrando que tu capacidad para aguantar la respiración crezca.

Consejos

  • No aguantes tu respiración cuando nadas sin estar sumergido en el agua. Si estás nadando la mitad bajo el agua y la otra mitad sobre el agua (como haciendo el movimiento de mariposa), periódicamente exhala a través de tu nariz mientras estás sumergido e inhala cuando estés expuesto al aire, tomando en cuenta que no debes hacerlo rápidamente, de otra manera podrías hiperventilarte. Si vas a nadar en una competencia, practica extender el período de tiempo entre cada respiración, ya que cuando tomas respiraciones reduces tu velocidad.

Advertencias

  • Si nunca has intentado hacer esto, hazlo bajo la supervisión de alguien capaz de sacarte del agua antes de que pierdas el conocimiento . Hiperventilarte antes de nadar puede causarte lo que se conoce como desmayo en el agua y puede hacer que te ahogues.
  • No aguantes tu respiración tanto como te sea posible. Encuentra un punto en que puedas salir a la superficie para tomar más aire y luego regresar. De otra forma lo que causarás es que te esfuerces demasiado por tomar aire y podrías tragar mucha agua durante ese ataque de pánico.
Теги: